Coche de la Corona Real

Tipo Objeto: 
Coche de caballos
Autor: 
Julián González
Fecha: 
1829-1833
Materia y técnica: 
Madera, hierro, bronce, vidrio, tejido.
Dimensiones: 
Alto: 320 Ancho: 219 Profundo: 523 cm; Diámetro 1:94, diámetro 2:162
Coleccion: 
Colección de Fernando VII
Localización: 
Número de inventario: 
10008011
Descripcion: 

El coche de la Corona Real es una berlina de gran gala, realizada para el rey Fernando VII en 1829, por el maestro de hacer coches Julián González. Es el primer carruaje de las Caballerizas Reales dotado de doble suspensión de ballestas a la “pollignac”, lo que permite un gran confort a sus ocupantes.

La caja está completamente revestida de motivos decorativos realizados en bronce dorado con figuras alegóricas al poder y a las virtudes del monarca. Sobre el imperial una gran corona real que da nombre al carruaje, la cual se asienta en dos mundos con el cetro y la rama de olivo que aluden al poder y a la paz. Otros elementos con carácter marcadamente dinástico como los escudos de armas reales de España y dos Sicilias, colocados en el centro de la diadema de la caja y en el juego delantero, dos angelotes sostienen un medallón oval con los retratos de perfil de los reyes Fernando VII y María Cristina de Borbón.

El interior de la caja está revestido con terciopelo de seda rojo bordado con hilo metálico y pasamanería. Se destacan los bordados polícromos realizados sobre seda sobrepuestos en el pabellón, puertas y testero posterior, con temática variada a modo de cuadros. El carruaje sufrió a lo largo de los años transformaciones que cambiaron su primera fisionomía como fue el color de la caja o la eliminación de una serie de adornos a modo de arquerías sobre las puertas, adquiriendo la fisionomía actual en los últimos años del reinado de Isabel II.

Para las grandes solemnidades el coche de la Corona Real se engancha a un tiro de ocho caballos blancos con guarnición de tafilete rojo, realizada por José Rodríguez Zurdo con adorno de bronce realizado en París por Ferry. Formó parte de la comitiva regia en la boda de Alfonso XII y María Cristina de Habsburgo y continuó utilizándose en ceremoniales como apertura del Congreso y Senado.

Sufrió desperfectos considerables en 1906, en el atentado sufrido por los reyes Alfonso XIII y Victoria Eugenia en la Calle Mayor de Madrid el día de su boda y tras su restauración, forma parte de la colección de carruajes en la Caballeriza Real sin uso práctico.

Bibliografía: 

Turmo, Isabel. Museo de Carruajes. Madrid, Ed. P.N.1969 (2ªed. 1977):104
Galán, Eduardo, Historia del Carruaje en España, Madrid 2005, p.53-54
Galán, Eduardo, Cat. expo. 239, “The Majesty of Spain”
Galán, Eduardo, “Lujo sobre ruedas. En torno a la restauración de dos carruajes del P.N.”, en Reales Sitios nº 155. 2003, pp.69-71.