Finalizada la obra civil del Museo de las Colecciones Reales

  • 15/12/2015

     

    El 10 de diciembre de 2015, Patrimonio Nacional recibió la cuarta y última fase del Museo de las Colecciones Reales correspondiente a “Instalaciones y Acabados” del edificio.

    Con esta recepción finalizan las obras, por lo que el edificio del Museo de las Colecciones Reales se encuentra completamente construido, contando con todos los servicios necesarios para una instalación museológica de vanguardia.

    El importe total de la obra (incluida la dirección facultativa y la liquidación) ha ascendido finalmente a 139,7 millones de euros, con un ahorro de 18,9 millones de euros respecto al proyecto inicial. El coste final del proyecto completo (obra y museografía, equipamiento integral almacenes y áreas públicas, campaña de restauración y traslados de obras de arte) se estima en 171,5 millones de euros, con una disminución de al menos 29,2 millones de euros en relación con el coste inicialmente previsto.

    La inauguración del Museo, contando con los plazos de tramitación del expediente de contratación y de ejecución material de la museografía, está prevista en el segundo semestre del año 2017.

    Antes de esa fecha ya serán utilizados los almacenes y espacios técnicos del edificio por parte de la Dirección de las Colecciones Reales, con el fin de preparar y restaurar, en su caso, las obras de arte que se presentarán en la apertura del Museo al público. Paralelamente se realizarán las operaciones de puesta en servicio de la totalidad de instalaciones.

    Se trata de un edificio de 40.000 m2 distribuidos en un total de 14 plantas (7 en la fachada del Campo del Moro y 14 en la fachada Este, junto a la Catedral) que albergan salas de exposiciones de 103 metros de longitud y 16 metros de ancho con alturas que varían desde los 6 a los 8 metros, 6 grandes almacenes, salas de recepción de obras de arte, zonas de recepción al público, despachos, así como espacios destinados a salas técnicas e instalaciones.

    Se ha buscado un diseño de las instalaciones que permite un ahorro de energía óptimo, obteniéndose una calificación energética B, lo máximo para un edificio de estas características.

    La construcción del Museo de Colecciones Reales fue decidida mediante Acuerdo de la Comisión de Asuntos Culturales del Gobierno en reunión del 23 de noviembre de 1998. El encargo del proyecto fue objeto de un concurso internacional de ideas con intervención de jurado, recayendo la decisión el 12 de noviembre de 2002 sobre la propuesta del estudio de arquitectos Emilio Tuñón Álvarez - Luis Moreno García-Mansilla.

    Paralelamente a los trámites del concurso se realizaron prospecciones arqueológicas en el espacio que ocuparía el Museo. Los antecedentes permitían suponer la existencia de importantes vestigios que fueron confirmados, descubriendo parte de la muralla árabe de Madrid.

    Considerando los restos arqueológicos encontrados y las peculiaridades del terreno donde se construiría el Museo – un desnivel de 26 metros en la cornisa de Madrid inmediato a la Catedral de la Almudena – se adoptó la decisión de ejecutar las obras en cuatro fases.

    En 27 de noviembre de 2006 se adjudicó el primer concurso para la realización de las obras de la primera fase (Muro de contención y vaciado del terreno que ocupa el edificio del Museo, manteniendo la estabilidad en la Catedral de la Almudena), a la firma FCC Construcción, S.A., que también ejecutó las fases segunda (Cimentación y estructura del edificio. Urbanización de la Plaza de la Almudena y aledaños) y tercera (Envolventes arquitectónicas. Cubiertas y fachadas del edificio). La cuarta fase (Instalaciones y acabados) la ha realizado Dragados, S.A.

    Con esta recepción del edificio culmina satisfactoriamente el proceso iniciado hace 18 años, y se inicia la última etapa para convertir el Museo de las Colecciones Reales en el principal instrumento de difusión del conjunto cultural del Patrimonio Nacional.

    Atendiendo a un riguroso criterio de excelencia y singularidad, las piezas de las Colecciones Reales reunidas en el Museo estarán engarzadas en sus respectivos reinados, incardinados cronológicamente, trenzando así un recorrido a través de la historia de la monarquía hispana, así como por el gusto artístico de sus protagonistas y la arquitectura característica de cada uno de sus reinados.

    La planta primera de la exposición permanente estará dedicada a la Casa de Austria, con un breve preámbulo reservado para los reinos medievales y la Casa de Tratámara, mientras que en la segunda planta se desarrollarán las colecciones de los distintos monarcas de la Casa de Borbón.

    La tercera y última planta de visita pública, situada a nivel del Campo del Moro, permitirá el enriquecimiento de la experiencia de la visita pública con el acceso a los jardines desde el Museo, se dedicará a las exposiciones temporales y al despliegue de grandes conjuntos singulares de las Colecciones Reales atesoradas por Patrimonio Nacional, además de un espacio exclusivo dedicado a la exposición de carruajes.

    Juanto a ello, el Museo dedicará una atención especial al fomento de la difusión y conocimiento de los Reales Sitios a través de actividades específicas que incardinen toda la actividad cultural de Patrimonio Nacional, trazando una red que conecte el nuevo museo con los distintos Palacios, Monasterios y Conventos Reales adscritos a la Institución.